Piden paralizar la actividad en la instalación porcina de Villaespasa por vertidos

Ecologistas en Acción y Fundación Oxígeno piden paralizar la actividad en la instalación ganadera industrial de Villaespasa (Burgos). Realizada una visita por técnicos de estas dos entidades en febrero de 2021, se comprobó que la balsa de purines de esta instalación porcina, estaba colmatada completamente y rebosaba en todo su perímetro, vertiéndose los desechos de forma incontrolada al ecosistema fluvial e incorporándose a la escorrentía superficial y luego a los arroyos que tributan en el río Valparaíso y, éste a su vez, en el río Arlanza, cuyo curso atraviesa el recientemente creado Parque Natural de los Sabinares del Arlanza.

La balsa no tiene la capacidad suficiente para recoger todos los purines que produce la explotación industrial, siendo este rebose de desechos una situación sostenida en el tiempo, por lo que existe una excesiva acumulación de purines, hecho este que se agrava y potencia cuando las lluvias son copiosas.

Ambas organizaciones consideran que no se están respetando las medidas correctoras que establece la Declaración de Impacto Ambiental de la explotación, como no realizar vertidos indirectos de residuos ganaderos ni acumular dichos residuos de forma que supongan riesgo de contaminación de las aguas, del suelo o de degradación del entorno. Además está prohibida la aplicación de purines a las aguas superficiales: ríos, arroyos, lagunas, pozos y zonas de captación de aguas. Así mismo, el estudio de impacto ambiental presentado para su autorización recoge que se comunicará de manera inmediata la existencia de un vertido incontrolado, lo que no se ha hecho.

Por el inminente peligro para el ecosistema acuático que presentan y los daños irremediables que suponen las filtraciones que escapan de la balsa se ha procedido a denunciar esta situación ante la Confederación Hidrográfica del Duero, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Villaespasa y se ha solicitado que se paralice cautelarmente la actividad de la explotación en tanto no se resuelva el problema con carácter de urgencia, y se proceda a la toma de muestras y otras pruebas de carácter pericial que permitan acreditar los hechos y sus posibles daños a la flora y fauna silvestres.

Esta situación, no es exclusiva de la instalación de Villaespasa, sino que también se está dando en muchas de las explotaciones de porcino industrial de la provincia de Burgos.