La Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial considera explotaciones ganaderas industriales a las que cumplen con varios de los siguientes criterios.

Falta de espacio vital y saludable

Un gran número de animales confinados y concentrados en un área reducida donde el bienestar animal no importa.

Gran cantidad de antibióticos

Se usa una gran cantidad de antibióticos en el pienso y/o en el agua.

Alimentación importada 

La única fuente de alimentación animal son piensos concentrados cuyo origen, total o parcial, es ajeno a la explotación, y se basa en materias primas importadas como la soja o el maíz.

Gestión vertical, injusta e insostenible

Habitualmente, la empresa integradora aporta los animales, el pienso, la asistencia veterinaria, etc. Y, por su parte, el promotor local solo es dueño de las instalaciones, pero, eso sí, es responsable de gestionar los residuos. Esto hace que grandes empresas y fondos de inversión dominen el mercado cárnico, imponiendo un modelo industrial a gran escala como única vía para la rentabilidad.

De posible fertilizante a residuo perjudicial

Se genera una cantidad enorme de residuos (purines) que no se emplean de forma sostenible. Las cantidades vertidas en los cultivos alrededor de una explotación de ganadería industrial superan sus necesidades de fertilización, y llegan a contaminar el suelo y el agua (deja de ser un fertilizante para convertirse en un residuo).

Así te perjudica

La ganadería industrial te perjudica y lo hace de diversas formas, no hay eslabón de la cadena alimentaria que no se vea afectado por sus incesantes ataques. Presenta graves impactos en los territorios donde se instala porque contamina el aire, el agua y el suelo, afecta seriamente a la salud pública y ofrece condiciones laborales precarias a sus trabajadores.

Pero, además, la industria cárnica está entre las principales causas de problemas globales de primer orden como la deforestación para la producción de piensos, el agravamiento del cambio climático o la creciente resistencia a antibióticos. Este modelo de producción afecta enormemente al bienestar animal, y lleva a los animales al límite para aumentar su productividad. Sin contemplar en absoluto la vida en su conjunto: del planeta, de los animales o de las personas.

Así contamina el
Medioambiente
que te rodea

La ganadería industrial genera contaminación del agua, del aire y de los suelos, causa una importante pérdida de biodiversidad y contribuye en gran medida al cambio climático.

Incrementa también de forma importante la deforestación por su necesidad de producir ingentes cantidades de piensos.

¿Cuál es el mecanismo?

  • El uso creciente de abonos químicos en la agricultura y la concentración de mucho ganado en pequeñas extensiones origina la contaminación de las aguas por nitratos.
  • Con el tiempo, el nitrógeno de los purines (estiércoles líquidos compuestos por deyecciones del ganado, aguas de lavado y restos de alimentos) se transforma en nitratos.
  • Los nitratos, en proporciones adecuadas, mejoran el crecimiento de las plantaciones y aumentan su rendimiento, pero cuando su concentración es excesiva las plantas no pueden absorberlos y se infiltran a través del suelo alcanzando las aguas subterráneas y contaminando pozos y acuíferos, con riesgos para la salud y la propia agricultura.

Así contamina tu agua

Los nitratos son uno de los principales problemas de la contaminación de las aguas subterráneas en España. La cantidad de acuíferos afectados es cada vez mayor.

Se permite a las macroempresas cárnicas contaminar el agua, un bien común. Lejos de pagar por ello, las captaciones alternativas para el suministro de agua de boca las pagan los contribuyentes (más de seis millones de euros anuales solo en Cataluña). Es una de las externalizaciones de costes de la ganadería industrial: los productos son baratos porque sus costes no los pagan las empresas, sino el conjunto de la ciudadanía. 

La legislación española establece que el agua potable no podrá superar los 50 miligramos de nitratos por litro. En muchos municipios oscenses, sorianos o segovianos se superan los 50 miligramos de nitratos por litro, nivel máximo permitido en la Unión Europea, y en algunos casos llega a triplicar o cuadruplicar esa cifra. En 2015, en Aragón, hasta 27 localidades tuvieron que declarar su agua de boca como no apta para el consumo humano en algún momento del año debido a la contaminación por nitratos. En Cataluña, el 41 % de las masas de agua subterránea están contaminadas por los nitratos de los purines del porcino intensivo; según reconoce oficialmente la Agencia Catalana del Agua. En todo el Estado Español abundan las zonas vulnerables a la contaminación por nitratos (que deberían denominarse vulneradas, puesto que ya están contaminadas) y se han recibido ya advertencias de la Unión Europea por esta contaminación en aumento.

Últimas noticias del impacto sobre el agua

Así ensucia tu aire

La contaminación que la mezcla de orín con excrementos causa en la atmósfera es consecuencia de la eliminación del nitrógeno en forma de amoníaco, principalmente a través de los orines. En solo seis años, la contaminación atmosférica por las emisiones de los purines se duplicó, pasó de 9.500 toneladas en 2012, a 21.000 en 2018, según el registro oficial de contaminantes PRTR. 

En contacto con el aire, al margen del mal olor de los purines, el amoníaco favorece que se generen partículas contaminantes que impactan en la salud quienes las respiran, como ocurre con las emisiones de dióxido de nitrógeno. España es el único país en el que las emisiones no se han reducido desde 1990, e incumple desde hace años los umbrales máximos de emisiones atmosféricas de amoníaco. En 2018, la revista Nature publicó una imagen de satélite donde se apreciaba Cataluña como la principal fuente de estas emisiones.

Últimas noticias del impacto sobre el aire

Así destruye tu suelo

El suelo ha sido el gran olvidado en las políticas territoriales y ambientales. Un exceso de nitrógeno en el suelo, como el que genera la ganadería industrial, crea un desequilibrio que empeora su fertilidad. Además, para mantener la producción se utiliza cada vez más abono.

El suelo es una pieza clave para alcanzar la sostenibilidad. Es la base de los ecosistemas y el segundo mayor sumidero de carbono después de los océanos. Se trata de un recurso no renovable a escala de tiempo humana y de él obtenemos la mayor parte de nuestros alimentos.

Últimas noticias del impacto sobre el suelo

Así fomenta la deforestación

El cambio climático es sin duda el problema ambiental más grave al que nos enfrentamos. La destrucción de grandes extensiones de bosques tropicales para cultivos transgénicos, con los que elaborar piensos, hace aumentar la concentración en la atmósfera de CO2. Los bosques contienen una gran cantidad de carbono en forma de madera y, cuando se destruyen los árboles, ese carbono pasa a la atmósfera convertido en CO2.

La presión ejercida sobre los países del sur para conseguir grandes cantidades de maíz, soja y otros cereales para los piensos de los que depende este modelo conlleva acaparamiento de tierras y el consecuente desplazamiento de comunidades; además de enfermedades diversas para quienes viven cerca de los monocultivos, en unos entornos empobrecidos debido a la deforestación.

Últimas noticias del impacto de la deforestación

Así favorece la
Despoblación
de nuestros territorios

Las macrogranjas crean muy pocos puestos de trabajo, porque son empleos muy automatizados, y generan problemas económicos y sociales en las zonas en las que se ubican: pérdida de atractivo para el sector turístico, deterioro de la calidad de vida de los residentes, pérdida de biodiversidad y paisaje, etc.

La ganadería intensiva provoca la degradación de los suelos, la contaminación del agua y el uso masivo de tóxicos y las partículas en suspensión que emiten las explotaciones enferman a quienes viven en el medio rural, y su calidad de vida se ve afectada por afecciones como el tránsito de camiones de alto tonelaje, incluso de noche, o la proliferación de plagas como moscas y otros insectos, roedores, etc. 

La pérdida de paisajes y biodiversidad empobrece nuestros pueblos, también desde un punto económico, debido a las oportunidades de desarrollo sostenible perdidas. La ganadería industrial hipoteca el futuro del medio rural, que ve como su despoblación se agrava debido a este modelo que deja sin oportunidades a quienes apuestan por otra ganadería que sí fijaría población y protegería el entorno. Además, es difícil fijar población en un territorio con malos olores y problemas de abastecimiento de agua en algunos municipios.

Leer últimas noticias del impacto sobre la despoblación

Así perjudica la
Salud pública
de todas las personas

Beber agua contaminada por nitratos supone un grave riesgo para la salud pública (se relaciona especialmente con cánceres gástricos y diversos problemas sobre todo en niños/as y personas de edad avanzada). Las partículas suspendidas en el aire procedentes de las explotaciones son causa de enfermedades respiratorias. 

Y la industria cárnica suministra de forma rutinaria a los animales grandes dosis de antibióticos para que puedan sobrellevar las condiciones de hacinamiento en las que malviven, lo que está provocando ya el desarrollo de bacterias resistentes a los antibióticos que, según la OMS, causarán más muertes en el año 2050 que el propio cáncer. En España, el 84 % de los antibióticos que se usan se destina a la ganadería industrial.

Respecto a la «carne barata» que producen las macrogranjas existen diversos estudios que demuestran un menor contenido en nutrientes que la carne de ganadería extensiva. Y es conocida, a pesar de los esfuerzos de la industria por desviar la atención, la relación entre el consumo de carne roja y procesada con casos de diabetes, enfermedades cardiovasculares y varios tipos de cáncer.

Leer últimas noticias del impacto sobre la salud pública

Así empobrece tus
Condiciones laborales
y nos precariza

A menudo, desde el sector agroindustrial e incluso desde las administraciones, se intenta trasladar al gran público la idea de que la ganadería industrial crea puestos de trabajo.

En realidad, la proliferación de macrogranjas supermecanizadas destruye empleo en el mundo rural, dado que ofrecen 4 veces menos empleo que las explotaciones familiares. 

Cada vez hay menos explotaciones ganaderas y son más grandes. Por la caída de precios muchos ganaderos se ven abocados a cerrar y abandonar el sector.  Así, según datos del INE, entre 1999 y 2013 se han perdido 128.000 explotaciones de porcino, 161.000 avícolas, 88.000 de bovino y 43.000 de ovino (Food & Water Europe). La ganadería industrial también destruye empleos porque no es compatible con otros sectores como el turismo.

Por otra parte, muchos de los puestos de trabajo generados son de gran precariedad, con ganaderos «cautivos» de las integradoras y falsos autónomos, lo que ha dado pie a algunos movimientos para defender los derechos de los/as trabajadores/as.

Leer últimas noticias del impacto sobre las condiciones laborales

Así impide el
Bienestar animal
que afecta a tu alimentación

Solo en España se sacrifican tantos cerdos como habitantes hay en nuestro país y más aves de corral que habitantes hay en la Unión Europea. Con esta masificación industrial dominada por las grandes corporaciones, los animales no son seres sintientes que viven en el campo, sino meras mercancías confinadas en naves industriales.

En muchas explotaciones el hacinamiento, una temperatura ambiente inadecuada y ninguna atención a su calidad de vida son constantes en el tratamiento animal. Es bien conocido el maltrato que, en ocasiones, reciben cerdos, vacas y otros grandes animales. Sin embargo, el pollo, cuyo consumo ha aumentado en los últimos años por considerarse más saludable que la carne roja, tampoco es una excepción.

El 90% de pollos que se crían mundialmente para ser explotados por su carne son los llamados de engorde o de variedad broiler. Son genéticamente seleccionados para acelerar su engorde y lograr el máximo tamaño en el mínimo tiempo. Llegan a alcanzar los 2,6 kilos en 40 días, el equivalente de que un bebé humano llegara a los 300 kilos a los dos meses. 

Leer últimas noticias del impacto sobre el bienestar animal

Algunas soluciones posibles para las que te necesitamos

Las administraciones españolas permanecen pasivas ante el grave problema de los nitratos

Proponemos:

  1. Moratoria: ni macrogranjas nuevas ni ampliaciones.
  2. Un plan para la reducción paulatina del número de cabezas hasta equilibrar los residuos generados con la capacidad de tratamiento y uso sostenibles.
  3. Formación dirigida a agricultores y ganaderos.
  4. Medidas de control y sanciones, quien contamina paga.

Las voces de los pueblos afectados

Un mapa sonoro con testimonios en primera persona de los pueblos afectados por la ganadería industrial.

Recursos

Ponemos a tu disposición informes, enlaces de interés, legislación y datos sobre la ganadería y los modelos alimentarios.