El agua potable no es negociable

Un pueblo de Segovia lleva seis años sin poder beber el agua del grifo ni cocinar con ella. Como es lógico, el censo ha caído más de un 20 % en estos seis años. Así fija población la ganadería industrial. Esto constituye un grave problema de salud pública.