Denuncian de nuevo las "granjas de sangre", un eslabón más de la ganadería industrial