Biogás, el último lavado de cara verde de la industria porcina

Cuatro organizaciones integrantes de esta Coordinadora (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Food & Water Action Europe y Justicia Alimentaria) solicitan que los fondos de recuperación europeos apoyen una transición justa y sostenible del sistema agroganadero.

Se demanda al Gobierno español que no financie, a través de los fondos europeos de recuperación, proyectos impulsados por las grandes empresas de la industria cárnica. Dichas ayudas únicamente servirían para aumentar los graves impactos sociales, medioambientales y climáticos asociados al modelo de ganadería industrial.

Los fondos europeos (que generarán endeudamiento público) no pueden servir para subvencionar falsas soluciones como el biogás a gran escala, ya que no resuelve los problemas ambientales asociados a la ganadería industrial y puede generar graves impactos en el territorio

Debe recordarse que España lidera el crecimiento de la ganadería industrial en la UE, con graves impactos para los territorios afectados. El porcino es ya responsable del 22 % de las emisiones de la ganadería en España.

La producción de biogás no elimina el principal problema de los purines, la contaminación por nitratos. Para resolver el problema de los purines se requiere una moratoria para nuevas explotaciones ganaderas industriales, la reducción de la cabaña ganadera industrial y una transición decidida hacia modelos de ganadería más extensivos y sostenibles.