Benabarre (Huesca) ya cuenta con 432 cerdos/Km2 y 61,3 cerdos por cada habitante

El grupo local de Ecologistas en Acción en la comarca de Ribagorza (Huesca)  considera que la Administración aragonesa “ha pecado de lentitud” en su acción normativa y, a pesar de la entrada en vigor de la Orden AGM/83/2021 por la que se designan y modifican las Zonas Vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos procedentes de fuentes agrarias, se continúa la concesión de nuevas instalaciones y ampliaciones que “a todas luces, van a empeorar la realidad venidera”. Para esta agrupación ecologista, esto es especialmente vigente en esa comarca y, concretamente, en el municipio de Benabarre, que ha quedado fuera de las zonas vulnerables a pesar del crecimiento de nuevas explotaciones y de que la contaminación por nitratos de las masas de agua sea alarmante.

Para Ecologistas en Acción-Ribagorza, se están retrasando las directrices que deberían determinar y limitar las prácticas agroganaderas que entran en conflicto con el buen estado del agua y del medio natural: “Hay dos velocidades en el proceso: una lenta para la normativa y otra rápida para los promotores que aprovechan la vigencia del anterior marco legal para consolidar un creciente número de instalaciones ganaderas”, advierten desde Ecologistas en Acción.

Benabarre representa un vacío en el mapa de zonas vulnerables a la contaminación por nitratos en su entorno geográfico que se está aprovechando para asegurar la concesión de nuevas instalaciones, por lo que la calidad ambiental de una amplia zona del Prepirineo aragonés puede sufrir un deterioro irreversible.

 

CCAA