Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial

La PAC seguirá favoreciendo la proliferación de la ganadería industrial

El 2 de abril de 2019 ha sido un mal día para el planeta, para la biodiversidad, para la ganadería, para el medio rural y para la salud de tod@s. La Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo ha optado por una PAC al servicio de grandes empresas que pretenden colonizar nuestros pueblos y apropiarse de nuestros recursos, haciendo oídos sordos a la emergencia climática y a las demandas del mundo rural. La mitad de l@s eurodiputad@s han votado a favor de seguir financiando una industria contaminante y que contribuye en gran medida al cambio climático como es la ganadería industrial; una industria que agrava la despoblación y nos deja sin agua potable.

Se han rechazado propuestas del Comité de Medioambiente para dejar de financiar las explotaciones industriales y limitar el número de animales hacinados en explotaciones que reciben subvenciones europeas (para facilitar la eliminación de sus residuos). También se ha descartado que los pagos de la PAC estén sujetos a unos niveles básicos de bienestar animal que incluirían que los animales tengan suficiente espacio para moverse, girarse y tumbarse. Se ha votado en contra también de aumentar la proporción de la PAC que se destina a ganadería ecológica y sostenible.

Pero los movimientos vecinales y las organizaciones y ciudadan@s que nos apoyan seguiremos luchando por un mundo rural vivo y sin contaminación, con futuro. Cada día somos más y más fuertes. Únete a un movimiento imparable y di tú también Stop Ganadería Industrial, lo suficientemente alto para que nos oigan en Europa, donde un nuevo Parlamento decidirá si se apuesta por otra PAC.

Fotografías de la acción de Greenpeace el día anterior a las votaciones, en el exterior del Parlamento Europeo.