Profesionales médicos alertan de los riesgos para la salud pública del porcino intensivo

Profesionales de la medicina citan decenas de artículos científicos para advertir de los riesgos para la salud pública que presentan las explotaciones de porcino intensivo. Y no se trata "solo" de los purines.
 
"El doctor Martínez-Moratalla también insiste en que parte de los purines pasan al aire en forma de gases que se pueden transformar en aerosoles respirables, unos irritantes que, mantenidos en el tiempo, pueden producir inflamación de la vía aérea y causar enfermedades respiratorias. A su juicio, estas macrogranjas de cerdos son un problema de salud para los trabajadores y para la población colindante".
 
"El informe de la doctora Prado ha encontrado relación entre el mal olor y la proliferación de casos de estrés y otras enfermedades en personas que viven cerca de estas explotaciones. Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Carolina del Norte y publicado en Environment Health Perspectives, demuestra que este tipo de granjas puede provocar incremento en la tensión arterial de las personas que viven cerca de estas explotaciones".
 
“Los beneficios que puedan conllevar en modo alguno superan los perjuicios que suponen”, advierte el informe de la doctora Prado.

Puedes leer el artículo completo aquí (resumen realizado por la Plataforma Loporzano SIN Ganadería Intensiva)

Afección