Medioambiente

La ganadería industrial genera contaminación (del agua, del aire y de los suelos), causa una importante pérdida de biodiversidad y contribuye en gran medida al cambio climático.

Contribuye de forma importante a la deforestación por su necesidad de producir ingentes cantidades de piensos.

Agua

Se permite a las macroempresas cárnicas contaminar el agua, un bien común. Lejos de pagar por ello, las captaciones alternativas para el suministro de agua de boca las pagan los contribuyentes (más de seis millones de euros anuales solo en Cataluña). Es una de las externalizaciones de costes de la ganadería industrial: los productos son baratos porque sus costes no los pagan las empresas, sino el conjunto de la ciudadanía. 

En muchos municipios oscenses, sorianos, segovianos se superan los 50 miligramos de nitratos por litro, nivel máximo permitido en la Unión Europea, llegándose en algunos casos a triplicar o cuadruplicar esa cifra. En 2015, en Aragón hasta 27 localidades tuvieron que declarar su agua de boca como no apta para el consumo humano en algún momento del año debido a la contaminación por nitratos. En Catalunya el 41 % de las masas de agua subterránea están contaminadas por los nitratos de los purines del porcino intensivo; según reconoce oficialmente la Agencia Catalana del Agua. En todo el Estado Español abundan las zonas vulnerables a la contaminación por nitratos (que deberían denominarse vulneradas, puesto que ya están contaminadas) y se han recibido ya advertencias de la Unión Europea por esta contaminación en aumento.

Deforestación

El cambio climático es sin duda el problema ambiental más grave al que se enfrenta actualmente el planeta y sus habitantes. La destrucción de grandes extensiones de bosques tropicales para cultivos transgénicos con los que elaborar piensos hace aumentar la concentración en la atmósfera de CO2. Los bosques contienen una gran cantidad de carbono (en forma de madera) y cuando se destruyen los árboles ese carbono pasa a la atmósfera convertido en CO2.

no a la contaminación de las macrogranjas
(Fotografía facilitada por la Plataforma Loporzano SIN Ganadería Intensiva)