El Ayuntamiento de Alpera busca proteger su municipio

La localidad albaceteña de Alpera está en pleno proceso de renovación de ordenanzas que impidan que se instalen explotaciones de ganadería industrial. Se trata de una fórmula por la que ya han optado otros municipios de la región.

La falta de agua es un argumento en contra de esta instalación y el consistorio ha pedido a la Confederación del Júcar que no se den las concesiones de agua solicitadas a la empresa hasta que no se cuente con las autorizaciones medioambientales pertinentes.

El rechazo a esta macrogranja va más allá del Ayuntamiento, puesto que además de l@s vecin@s, también las cooperativas agroalimentarias, l@s agricultor@s y la comunidad de regantes de la comarca han mostrado su disconformidad con esta instalación por entender que choca con los intereses generales de un municipio que ha apostado por un desarrollo medioambiental sostenible y ecológico.

Puedes leer el artículo completo aquí.