Demandan al gobierno estadounidense por no proteger a la ciudadanía de la contaminación

Las lluvias torrenciales provocadas por el huracán Florence crearon unas condiciones catastróficas para las comunidades del este de Carolina del Norte (EE. UU.). Docenas de balsas de purines se desbordaron poniendo en circulación bacterias que transmiten enfermedades, como la salmonella.
 
Esto puso de relieve una situación que ha llevado a 11 organizaciones sociales y medioambientales (entre ellas Food & Water Watch, "madre" de Food & Water Europe, una de las organizaciones internacionales que forman parte de esta Coordinadora) a demandar a la Agencia de Protección Ambiental de su país por eximir a casi todas las explotaciones industriales de mayor tamaño de notificar a las comunidades locales cuando sus operaciones amenazan la calidad del aire y el agua.
 
La legislación favorece cada vez más a quien contamina, dejando desprotegidas a las comunidades rurales ante la contaminación de la ganadería industrial.
 
Afección