Amigos de la Tierra

Somos una asociación ecologista sin ánimo de lucro con la misión de fomentar un cambio local y global hacia una sociedad respetuosa con el medioambiente, justa y solidaria. Defendemos la justicia social y ambiental, y creemos firmemente que el centro de las políticas han de ser las personas y La Tierra. Así, denunciamos y presionamos a empresas y administraciones, a la vez que proponemos soluciones para lograr un mundo más justo.

La producción industrial de alimentos, especialmente la carne, lácteos y huevos, está actualmente entre las principales causas de destrucción ambiental. El 30 % de las emisiones de gases causantes de cambio climático tienen su origen en la industria agroalimentaria. Sólo la producción de carne genera mayor emisión de gases con efecto de invernadero que todo el transporte mundial combinado y más de un tercio de la producción mundial de cereales tiene como destino alimentar al ganado y no a las personas. Esto supone una sobreexplotación de recursos valiosos y escasos como el suelo fértil o el agua, y una irreparable pérdida de biodiversidad. El Amazonas y otros pulmones verdes de nuestro planeta están fuertemente amenazados por el avance del monocultivo de soja para la producción de piensos o de otros cultivos destinados a la industria alimentaria como el maíz o la palma aceitera.

Defendemos una agricultura social y sostenible, que garantice una alimentación segura, sana, nutritiva y de calidad, basada en métodos responsables de producción que promuevan la protección ambiental y el bienestar animal y fomenten la conservación de los recursos naturales.

En definitiva, defendemos la soberanía alimentaria.

foto Amigos de la Tierra

Web: www.tierra.org

Facebook: https://www.facebook.com/AmigosTierra/

Twitter: @AmigosTierraEsp

La abundancia de carne barata en el supermercado resulta muy cara para el medioambiente, el mundo rural, el bienestar animal y nuestra salud.
 
Se expulsa del medio rural a la ganadería extensiva, "a las razas autóctonas y los rebaños que mantienen limpios los montes y los caminos". Entre 1999 y 2013, aproximadamente medio millón de granjas familiares se vieron obligadas a cerrar en el Estado Español "con graves consecuencias en cuanto a despoblación y manejo del paisaje". La ganadería industrial no crea empleo, lo destruye.